jueves, septiembre 27, 2007

Hasta el demonio tiene quien lo defienda...

Vean el trailer de esta película, Terror's advocate. (Seleccion oficial del Festival de Cannes)

Impresionante como contestó con la que mastica y bebe cuando le preguntaron- "¿Defendería usted a Hitler?; y aún a Jorgito Matojo, pero con la condición de que antes se declare culpable..."

Sitio Oficial de la película (in Jinglish)

Via La tribu de los cafres

8 comentarios:

EL ENMASCARADO dijo...

Viste que dice que DEFENDERIA HASTA BUSH! si se declarara culpable....

C dijo...

enmascarado:

ja,ja,ja jorgito matojo (arbusto), el mismo que viste y calza..

KiWi dijo...

Se ve super chevere el documental.

Hay cosas que se sabe que estan mal moralmente a primera vista, pero probarlas en una corte y que constituyan un delito... esos son otros 20 pesos. Aparentemente a eso es lo que se dedica el Mister.

C dijo...

Kiwi
El trabajo de los abogados es defender el derecho de sus clientes, basados en la ley, aunque este proceso resulte antipático ante los demás. A mi entender el proceso debe ser amoral y libre de opiniones personales, sino hay que renunciar al caso. Todos tienen derecho a ser defendidos, aun hasta el mas inmoral, aunque eso no quiere decir que hay que convertir al diablo en el ángel preferido de Dios, eso es otro cantar.

Raul Jose dijo...

Me parece bien interesante, pero creo que estan metiendo a un monton de personajes en el mismo bote y no necesariamente es asi. No creo, por ejemplo, que Arafat merezca estar con el Chacal jajaja...pero bueno... en eso se puede disentir.

Saludos! Hace tiempo que no tenia un rato para leer mis blogs favoritos!

C dijo...

Raul jose
Extrañaba ya tus escritos,

Espero las cosas te vayan bien. Por eso estoy loco por ver la película, aunque parece ser que el documental trata sobre su función como abogado criminalista y lo demás es accesorio; pero hay que ver la película.

La Caribeña dijo...

Se ve bien bueno esto.

C dijo...

Caribeña
No sabes cuanto deseo conseguir el bendito documental. Voy a tener que adentrarme nuevamente a los mercados de dudosa reputación en Yongsan.

Ya tengo La Fiesta del Chivo, jajaja!