martes, junio 03, 2008

El poder de la carne en Corea del Sur y su relación con Puerto Rico


Esto seria un escrito sobre las recientes protestas que han ocurrido por estos lares, en contra de la importación de carne de los Jetaos Junidos (USA) a Corea del Sur y la alegada sumisión que le achacan los opositores al nuevo presidente de esta bendita tierra, Lee Myung-bak ante tal acuerdo. Claro, producto de un antipático tratado de libre comercio (FTA) entre ambos países.

My friend, sumisión o desfavorable acuerdo o no, el pasado fin de semana hubo una vigilia en el centro de la ciudad que según reportes de la prensa local, logró reunir alrededor de 100,000 personas. Esta terminó en uno que otro macanazo y varios cañonazos de agua por parte de los guardias antimotines hacia los protestantes. Ese guiso se estaba cocinando desde hace unos meses, lo que indica que cada dia la cosa se va poniendo más fea. Ya la embajada de USA envio los boletines de rigor exhortando a sus ciudadanos y los de sus posesiones (me refiero a los que aún somos hijo de la colonia) a evitar estar o aventurarse por las áreas de las protestas, pues aunque empiezan de manera pacífica, últimamente terminan como el rosario de la aurora.

¿ Y que tiene que ver esto con Puerto Rico? Pues nada, solo es que queria hablar sobre nuestro viaje a la isla. Asi que vamos al mambo.

Llevamos en la tierra del Gingsen y del kimchi unos cuantos dias, pero todavia me dura el "jet lag" que queda despues de estar casi 24 horas volando desde la isla hacia Corea. Tampoco logro arrancarme las ganas que tengo de volver permanentemente o por un tiempo prolongado a Puerto Rico. Sí, asi como lo oyes, aún con todo y los alegados problemas, crisis económica y criminalidad que reportan los medios de comunicación de PR y los que sigo por Internet. Me confieso, mis principales fuentes de información colonial e internacional, son el ñame, la comay y wapa.tv (en ese estricto orden). De verdad que quiero volver a la isla. Y mas cuando ya sabemos donde vamos a vivir. Estoy como un confinado ñeta encerrao' en máxima, contando los meses, pues es más fácil que decir años.

Estuvimos en Puerto Rico durante las dos pasadas semanas y aunque al principio veia todo un poco extraño, luego de tres dias cai en tiempo "fully boricua". Esperate que ahora mismo voy a gritar por la ventana de mi apartamento, weeepa !!!. Créeme, vivir en el extranjero a veces te convierte en un ser genérico, mejor dicho en un huevo sin sal. Te alejas de la idiosincracia que te ha moldeado por un sinnúmero de años y pretendes comportarte "politically correct" la mayor parte del tiempo. No es que eso sea lo peor del mundo, pero es aburrido estar todo el tiempo como si fueras el Ronald Mc Donald sonriente que reparte "hamberguers" gratis.

De vez en cuando hay que mandar a unos y otras pal' carajo, cosa de no perder la costumbre y liberarnos de los chakras turbios o nublados que nos impiden poner el pie correcto aún cuando nos levantemos por el lado equivocado de la cama. Eso es ley natural, me lo dijo cuando chiquito un babalao de Yambelé. Asi de temperamentales somos los nacidos bajo el signo del dragón.

Ya al segundo dia de haber llegado a la isla iba con mis sobrinas haciendo alboroto por la carretera. No saben cuanto disfruté durante esos dias, el fugarme super temprano a la panaderia a tomarme un cafesito expreso y a comerme un rellenito de papas. Asi pasaba al menos una hora diaria, como un buen bobalicón mirando el contoneo de las buenas mosas que entraban elegantemente vestidas o en ropas ligeras, dejando entrever lo que tanto nos llena de regocijo, jajaja. No malinterpreten, no soy un ligón, ni trato de mirar má alla de lo que simplemente se ve sin ningún esfuerzo. Es que cuando las cosas se ponen en vitrina, me parece que la intención es llamar la atención.

Nuestra intención principal era viajar y turistear por la isla, pero por algunas de las gestiones que tuvimos que hacer, los tapones en la carretera más las visitas obligadas de familiares, nos tomarón tanto tiempo que apenas salimos del área metropolitana. Cada vez que mi esposa mencionaba que ibamos para la casa de su tia o tio fulano, o mi tia me llamaba para recordarme que mi primo tal me estaba esperando, me ponia de mal humor. El dia que le dije a mi esposa que por qué no nos sacabamos fotos, las autografiabamos y se las enviamos por correo, me dio un discurso sobre lo carne e' puerco que yo podia ser sin mucho esfuerzo. Asi las cosas, mi sueño de turistear por dos semanas se redujo a par de dias y a visitar algunos cuchitrongos cercanos. Al menos pudimos ir al malecón de Naguabo a comer pescao frito con arepas de coco, tacos de jueyes en la carretera # 3 hacia Rio Grande y, otro dia a saborear un buen arroz con jueyes, salmorejo y dos alcapurrias redondas en el Sazón de Silvia. Eso último fue en el corazón de Loiza aldea. Aun asi me quedé con las ganas estrujarme en la boca una libra de morcilla con lechón asao y guineitos sancochao al ritmo de bachata, en una de las lechoneras de Guavate. Y aunque viajamos dos veces por la ruta del lechón fue solo para ir de Carolina a la muda. Gente yo uso caminos rurales para ahorrar tiempo y distancias, las autopistas no lo son todo.

Durante mi delirium tremen por la ausencia del amado lechón asao que durante mis sueños me pedia tenedor y cuchillo, tuve una revelación, pedirle a mi santa suegra que hiciera bacalao guisao' con viandas. Mi pana, ese dia tan pronto me levanté y al ritmo de almohadazos desperté a mi sobrina primera menor (es que les tuve que inventar una clasificación, porque desde pequeñitas todas querian ser las preferidas) y, junto a mi esposa fuimos a la plaza de Rio Piedras a comprar filete del bueno, pique y otros asuntos que solo se consiguen en esos caminos. Alli me percaté que no hay tanta diferencia entre un mercado de Tailandia, China o Corea del Sur y la plaza del mercado de Rio Piedras, pues en todos se repira el mismo aire - gente siempre de prisa, pregoneros, locos y predicadores que le hablan a los seres invisibles que andan por las tiendas donde se venden los secretos mágicos de cada región y llamativos despliegues sicodélicos de frutas y vegetales del pais (donde se cosecharón). Ustedes no se imaginan el clase de banquete de bacalao guisao' en aceite, malanga, yautias y arroz blanco que ha hecho mi suegra. Todo eso pisaito con un cafesito negro y colao al pedido. Todavia sudo y mastico en el aire cuando recuerdo esos momentos.

Bueno a pesar del poco tiempo y el montón de dinero que gastamos en libros, cuchifritos, y otros imprevistos lo disfrutamos muchisimo. Y como dijo Dorothy -"there's no place like home, there's no pace like home...

12 comentarios:

Plasmando en el silencio dijo...

En Corea del sur unos de los manjares delicado es el bulgogí, tiras de carne de vacuno adobadas y asadas a la parrilla

Ilusion Optica dijo...

Ya te extrañaba!!!

Tovi dijo...

Te entiendo. Despues de 4 años en Chicago y ahora que estoy buscando trabajo por estos lares, a cada rato me da con que donde de verdad deberia estar buscando trabajo es en una universidad de la isla. Por mas jodio que eso dicen que esta, siempre me llama.

Tengo una dificil decisión de frente mi amigo.

Ana dijo...

Este post te quedó sabrosón y con ganas.
Bacalao con viandas y arroz blanco, mmm.
De pronto me dieron ganas de venir a la isla y zamparme un plato olvidando tó el doló.
Adio', pero si ya estoy aquí.
:S

C dijo...

El bulgo-ki es entre otras cosas como el arroz y habichuela en Puerto Rico. Eso fue lo que comí al medio dia. Y por la tarde voy a comer suchi en Itaewon. Bienvenida!

Ilusión

Que bueno que pasaste por acá. Oye que clase de trip eso del avión chiringa. Tu si que eres atrevida.

tovi
My friend, esa es una disyuntiva que tenemos que resolver. Lo ideal seria un trabajo que nos permita viajar y estar de uno a tres meses en diferentes lugares, pero siempre regresar a la isla. Yo apuesto que con tu preparación, puedes obtener un trabajo en PR (mira que ya los profesores se empiezan a retirar y estar de congresos al menos unas cuantas veces al año. Tu sabes lo que es estar en China un dia y el otro mes esta veleando por el area este de la isla, con una alcapurria y par de medallitas con frio. Coño nos estamos dañando la cabeza.

ana
Gozalo que eso es cuestión de estirar la mano y ahi esta. Entonces tienes que visitar Raices en especial el del viejo San Juan y cometer el pecado de probar un mofongo relleno de Churrasco o chuletas can-can, pero si eres más atrevida irte por la ruta del lechón, parar en guavate, cometer lechoncidio, bailar bachata con el ombligo por fuera y al otro dia ir a Loiza aldea a comer alcapurrias de jueyes en el Sazón de Sylvia. ja,ja, ja A que no...

un abrazo

Ivonne Acosta Lespier dijo...

¡Qué bueno que pudiste disfrutar en tu isla! Me encantó tu post y ya echaba de menos tus escritos. Este en particular contrasta con lo que acaba de publicar un joven que se fue de la isla a vivir en Orlando y proclamó ayer en su blog que PR era una mierda. Yo iba a comentarle que me alegraba que se fuera. Ojalá y todos los que piensan igual lo hagan para que los que la echan de menos (como tú) puedan volver y encontrar buenos trabajos.

C dijo...

Hola Ivonne
A pesar de que sólo pude estar poquito tiempo disfuté hasta los tapones. Aqui hoy mirando por la ventana y hay tanta niebla que apenas se ve mucho. Ay como extaño el cielo azul de la isla. Siempre le hablo a la gente de por aca sobre ello.

En cuanto al individuo del que te refieres, si lei su post y realmente no vale una sola neurona, ripostarle sobre su estupidez. No te preocupes por gente asi, que en la isla ni hacen falta y en su nueva tierra (que es para texas donde van) tampoco quieren gente asi. Ellos se revolcarán en su propias heces. Una de la cosas que mas detestan los estadounidenses son los boquiabajos que reniegan y hablan mal de su patria o lugar de origen. Algo que le reconzco a los gringos es su sentido de pertenencia y lealtad a su ciudadania, que aun criticando o descontentos con las politicas de su pais, nunca niegan ser estadounidenses. Y mira que he hablado con unos cuantos al respecto.

De hecho no hice mas que pisar la oficina y la jefa me preguntó si logré ver a Hillary Clinton(blanca y rubia como el sol) y, en otra oficina también me preguntaron si Obama bailó mucha salsa. Ese fue contundente, pues me dijo que es tiempo ya de que EU resuelva lo del estatus de la isla, claro el quiere que nos convirtamos en estado (un negro estadounidense, retirado del ejercito). Yo le riposté que prefiero que seamos aliados...que de seguro le podríamos vender petróleo venezolano mas barato del que le compran al medio oriente, jajaja, ambos nos despedimos riéndonos.

EL ENMASCARADO dijo...

Que chilero, como dicen en mi pueblo!
este fin de semana te juro que voy a la parada pueltoliqueña en nueva yol.
saludos y tenes razon sobre que hay casa lejos de casa.
saludos boricua!

C dijo...

enmascarado

Mi pana, disfruta el desfile boricua por ti y por los que no podemos ir. Tu sabes lo que se goza y se come en ese bayú. Krajo solo he podido ir una sola vez y casi no lo recuerdo. Come mucho de lo que te ofrezcan...

Un abrazo

Anónimo dijo...

Qué rico poder disfrutar de los olores y sabores de nuestra tierra. Me alegra muchísimo que pudieras venir para acá. Que se repita pronto.

Un abrazo,

Enid

Yoly dijo...

Tú post me encantó, describes con tanto detalle tú grata experiencia de estar y disfrutar de la Isla del encanto que hasta a mí me dieron ganas de ir Pa' Puerto Rico. ¡Ups! pero si yo estoy en Puerto Rico, just kidding.

Déjame decirte que yo he tenido la oportunidad de vivir en California y New York pero nada como mi islita. A pesar de lo cara de la gasolina, a pesar del aumento del arroz, a pesar de la criminalidad, a pesar de Anibal, Roselló, etc, ect, no cambio a mi Puerto Rico querido.

Uno no sabe lo que significa su patria hasta que estas lejos de ella.

Chico que pena que no pudiste ir a Guavate, ni darte un paseo por acá por Lajas pa' que vieras los monos y pasaras por la ruta Ovni.

Que bueno leerte nuevamente.

C dijo...

Yoly,
De verdad que me quede con las ganas de ver el aereopuerto ovni de Lajas, jaja. Estuve por all'a hace unos años y vi los monos brincando las verjas y robándose loe melones. Ayer precisamente hablaba con un soldado que se retira (creo que tien como 45 años) y regresa a Patillas, pues como dice a el fuera de PR no se le ha perdido nada. Lo que si también es cierto, las cosas están más o menos igual en todos lados.

Un abrazo.